Cuanto Puntúas en I.E. | Inteligencia emocional

Cuanto Puntúas en I.E. | Inteligencia emocional

Al principio de nuestra vida cuando todavía somos dependientes y aprendices, nos evalúan para medir los provechosos que podremos ser para la sociedad.

Lo llaman pruebas de aptitudes, o test de inteligencia, o cosas similares. Lo primero que me gustaría aclarar es, que una prueba es solo eso una prueba, y por lo tanto que el resultado es solo eso un resultado. Para nada significa lo que somos o vayamos a ser, y los resultados como todo el mundo sabe no son inamovibles.

Lo que no nos pasan, son pruebas de actitudes, o sea que midan como nos comportamos y gestionamos las situaciones del día a día, a esto lo llamo el Psicólogo Daniel Goleman,  Inteligencia Emocional (IE).

Esto que parecía que no tenía importancia, la tiene y mucho; en estos últimos años, sobre todo en organizaciones, empresas…  a otro nivel de comprensión humana, lo tienen muy presente, mucho más que las pruebas objetivas o las calificaciones de  la escuela o la universidad.

Se valora como la persona se desenvuelve en las diferentes situaciones de convivencia con sus colaboradores, como gestionan sus emociones a la hora de relacionarse con los demás y como salen de las situaciones estresantes.

Se valora como la persona se desenvuelve en las diferentes situaciones de convivencia con sus colaboradores, como gestionan sus emociones a la hora de relacionarse con los demás y como salen de las situaciones estresantes.

Trabajar este tipo de IE, es mucho más costoso, ya que intervienen nuestras emociones, que no son lo controlables que nos gustaría que fuesen.

La mayoría de nosotros no podemos evitar reírnos de una situación graciosa o que te salten las lagrimas cuando vemos una peli que te toca el alma.

Esto pasa con casi todas las emociones, no son controlables, de ahí la necesidad de inteligencia y hacer una reflexión sobre los acontecimientos antes de tomar alguna decisión.

Quién no ha proferido un insulto a alguien  dentro del coche, porque se ha cruzado o te han hecho frenar y me incluyo, se hace muy difícil controlar estas situaciones la mayoría de las veces.

Nadie nos ha enseñado como controlar estas situaciones, nos han dicho que las controlemos pero nadie cómo hacerlo.

De ahí la importancia de la IE, cuántas veces hemos tenido una respuesta desmesurada ante un acontecimiento que después nos hemos arrepentido de nuestra conducta, y sigo poniéndome en cabeza.

En estas líneas solo puedo aportar mi pequeño grano de arena y decir; que la próxima que se te de una situación que parezca incontrolable respira hondo y tómate tiempo en reflexionar sobre lo que pasa y por qué pasa, en este periodo temporal decide qué respuesta dar, es el poder de la libertad de elegir.

Todos los días deberíamos tener 5 minutos para poder relajarnos respirando profundamente, los que nos rodean nos lo agradecerán. Y nos ayudará a comprendernos mejor y desarrollar nuestra Inteligencia Emocional.

Francisco Beltrán Ortín

Psicopedagogo Social

La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

Muchos padres viven en un continuo clima de crispación en las relaciones con sus hijos, por la falta de interés que estos tienen por su futuro o los estudios. Con la excusa de la famosa frase que he oído a muchos padres “Yo no tuve nada, y no quiero que a mis hijos les falte de nada”, esto hace que los hijos vayan creciendo sin ningún tipo de límites,  los convierte en pequeños dictadores dentro del hogar, o personas inadaptadas en el centro escolar. La falta de respeto al profesor es un síntoma claro de esta situación, lo peor de todo es que no se respetan a si mismos, al no ver la oportunidad que se les brinda de poder formarse y prepararse para el futuro.

“Yo no tuve nada, y no quiero que a mis hijos les falte de nada”,

Defrauda a la familia y se si mismo al no cumplir con su trabajo, que como resultado será no obtener el título que le hará falta para trabajar y abrirse camino en un futuro, se estafa porque se le escaparán oportunidades por no estar formado. El conocimiento no le garantiza la riqueza material, lo que sí le garantiza es tener posibilidades que no obtendría de otra forma. Conocí a un joven que ya ha empezaba a sufrir esta falta en sus carnes, quiere presentarse a bombero, pero carece de titulo de secundaria, en un libro leí que a esto se le llama la “Disciplina de la realidad”, en su momento por causas que seguramente se le escapan, no realizó lo que debía de hacer, y ahora la realidad lo ha puesto en su sitio. Se está dando cuenta que los títulos abren posibilidades que no te imaginaba con anterioridad.

Si buscásemos responsables no resulta tan sencillo, por un lado está la familia, por otro el centro escolar,  los profesores, la administración, y el joven. Todos forman un circulo que influyen sobre las conductas no deseadas de los jóvenes.

Saber escuchar sería el primer paso para poder mantener una relación a cualquier nivel, ponerse en el lugar de la otra persona sería un segundo paso, porque en un buen numero de casos la cuestión es la falta de comunicación entre las partes implicadas.

Como señala Solé I. (1996) en un momento donde la educación es tan importante, la colaboración padres y profesores se hace más necesaria, las dos partes se encuentran más solos y más perplejos en ahondar en su función educativa.

Los padres deben de tomar la iniciativa para formar parte del desarrollo de todas las acciones educativas que afectan a sus hijos.

Terminando concluiría que también necesitamos que la administración ponga medios adecuados, que formen a los profesores en nuevas estrategias didácticas, en la utilización de las NNTT, en Inteligencia emocional, en Comunicación Sin Vieolencia… Es un momento donde tenemos un acceso a la información nunca visto. Ahora es el momentode poner las estrategias necesarias para que esa información llegue donde tiene que llegar.

Jorge Bucay en su Libro Shimriti (2005) escribe una máxima de sabiduría para la reflexión; El ignorante no sabe que no sabe, y vive feliz en su ignorancia.

Francisco Beltrán

@beltranortin

Os dejo este vídeo para cambiar la cara.

¿Juegas en equipo?

¿Juegas en equipo?

La mayoría responderán que si, y seguramente en algunas ocasiones lo hagan, pero si cambiara la pregunta y te preguntara ¿ estás dispuesto a no hacer horas en tu trabajo, o reducir tu jornada para que la empresa no cierre?. Hay muchos que no quieran renunciar a esas horas o reducirse su jornada, ya que a ellos no les interesa lo más mínimo lo que le pase  a su empresa versus equipo. Argumentarían que tienen derecho a la jornada completa y que ese no es su problema. Lo cierto es, que si es su problema, si cierra la empresa que le está generando la renta que sostiene su calidad de vida. Esto parece un sin sentido de la responsabilidad personal,  pero es más habitual de lo que pensamos.

Team building
Team building

Hace unos días me contaba un amigo que se había reunido con sus colaboradores, y les comentaba que si se ajustaban los horarios, y alguno se redujera la jornada, la empresa podría mantenerse. No era un capricho, es una empresa que ofrece servicios personalizados, por diferentes especialistas, (Gimnasio) y en estos momentos, no había suficiente trabajo ni clientela para una jornada completa . Las preguntas que surgieron fueron; ¿qué me corresponde de finiquito?,  ¿cuánto  paro me corresponde? … no les interesó la propuesta de la gerencia, prefieren ir al paro. El dicho de _!sálvese quien pueda!, al final termina con todos nadando, y el barco hundido.

Ahora más que nunca tenemos que saber jugar en equipo, otro dicho deportivo puede servirnos de metáfora, “Los partidos los ganan personas o individuos, los campeonatos los ganan los equipos”. Si no apoyamos a nuestra empresa o equipo tarde o temprano, terminaremos solos y sin ayuda.

[quote]El dicho de _!sálvese quien pueda!, al final termina con todos nadando, y el barco hundido.[/quote]

Trabajar en equipo significa renunciar a nuestros propios objetivos, para alcanzar el objetivo del grupo, aportar nuestro talento personal al bien común, ayudar a nuestros compañeros cuando lo necesiten, pedir ayuda cuando la necesitamos,  formar parte de algo más importante que la individualidad. Eso es jugar en equipo. No cualquier precio, porque tampoco podemos dejar que nos manipulen con información falsa.

[quote]Trabajar en equipo significa renunciar a nuestros propios objetivos, para alcanzar el objetivo del grupo[/quote]

La situación determina nuestra respuesta, hay que empezar a trabajar en equipo, no solo en un primer nivel, debe de ser a un nivel donde empresas, trabajadores, políticos … diseñen estrategias que sirvan para el beneficio mutuo.

¿Y tú juegas en  equipo o solo miras por tu interés?

Francisco Beltrán

El Rendimiento Máximo se Entrena

El rendimiento máximo se entrena

Una de las características más frecuentes que nos encontramos  las personas, es la facilidad con la que nos justificamos no rendir al máximo, por eso no llegamos a alcanzar las metas que nos proponemos.

Tenemos una conversación interna que nos auto justifica mil excusas para no hacer lo que de verdad podemos hacer. En otras ocasiones he comentado que el cerebro es un ecosistema muy ecológico, de esta manera cuando nosotros hacemos algo a un ritmo determinado, nuestro cerebro toma buena nota y cuando la acción se repite un número de veces consecutivas, pone en automático dicho proceso.

Esto pasa en el deporte, el trabajo, en la escuela, y en cualquier ámbito de nuestra vida, si cuando nos ponemos a emprender cualquiera de estas acciones lo hacemos muy pausados o muy lentos, esta será la forma en que terminaremos haciéndolo, muy lento o con poca energía.

el rendimiento maximo se entrena
el rendimiento maximo se entrena

Para obtener resultados de alto rendimiento debemos de hacer siempre un poco más de de lo que nos resulta cómodo, para habituar a nuestro cerebro a ese ritmo o trabajo. Si entrenamos en un deporte a una media del 60% de lo que podemos hacer el resultado en competición será un poco superior pero nunca llegará a ser un 100%. Pasa lo mismo en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida, si lo hacemos a un 60% estaremos dejando de rendir un 40%. Y esto es una gran estafa que nos hacemos a nosotros mismos.

La próxima que emprendas cualquier acción pregúntate si estás haciendo el máximo posible, si no es así, empieza a plantearte qué persona quieres ser.

El rendimiento máximo se entrena, seguramente no alcancemos llegar a ser un Nadal, pero sí que podemos esforzarnos al máximo para no defraudarnos a nosotros mismos y llegar mucho más lejos de lo que habíamos imaginado.

Es una manera de verlo, estoy seguro que tú que estas leyendo esto tienes alguna sugerencia que pude aportar otro punto de vista, compártelo y todos podremos aprender.

Francisco Beltrán

@beltranortin