La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

La estafa que se hace a si mismo el joven o el adolescente

Muchos padres viven en un continuo clima de crispación en las relaciones con sus hijos, por la falta de interés que estos tienen por su futuro o los estudios. Con la excusa de la famosa frase que he oído a muchos padres “Yo no tuve nada, y no quiero que a mis hijos les falte de nada”, esto hace que los hijos vayan creciendo sin ningún tipo de límites,  los convierte en pequeños dictadores dentro del hogar, o personas inadaptadas en el centro escolar. La falta de respeto al profesor es un síntoma claro de esta situación, lo peor de todo es que no se respetan a si mismos, al no ver la oportunidad que se les brinda de poder formarse y prepararse para el futuro.

“Yo no tuve nada, y no quiero que a mis hijos les falte de nada”,

Defrauda a la familia y se si mismo al no cumplir con su trabajo, que como resultado será no obtener el título que le hará falta para trabajar y abrirse camino en un futuro, se estafa porque se le escaparán oportunidades por no estar formado. El conocimiento no le garantiza la riqueza material, lo que sí le garantiza es tener posibilidades que no obtendría de otra forma. Conocí a un joven que ya ha empezaba a sufrir esta falta en sus carnes, quiere presentarse a bombero, pero carece de titulo de secundaria, en un libro leí que a esto se le llama la “Disciplina de la realidad”, en su momento por causas que seguramente se le escapan, no realizó lo que debía de hacer, y ahora la realidad lo ha puesto en su sitio. Se está dando cuenta que los títulos abren posibilidades que no te imaginaba con anterioridad.

Si buscásemos responsables no resulta tan sencillo, por un lado está la familia, por otro el centro escolar,  los profesores, la administración, y el joven. Todos forman un circulo que influyen sobre las conductas no deseadas de los jóvenes.

Saber escuchar sería el primer paso para poder mantener una relación a cualquier nivel, ponerse en el lugar de la otra persona sería un segundo paso, porque en un buen numero de casos la cuestión es la falta de comunicación entre las partes implicadas.

Como señala Solé I. (1996) en un momento donde la educación es tan importante, la colaboración padres y profesores se hace más necesaria, las dos partes se encuentran más solos y más perplejos en ahondar en su función educativa.

Los padres deben de tomar la iniciativa para formar parte del desarrollo de todas las acciones educativas que afectan a sus hijos.

Terminando concluiría que también necesitamos que la administración ponga medios adecuados, que formen a los profesores en nuevas estrategias didácticas, en la utilización de las NNTT, en Inteligencia emocional, en Comunicación Sin Vieolencia… Es un momento donde tenemos un acceso a la información nunca visto. Ahora es el momentode poner las estrategias necesarias para que esa información llegue donde tiene que llegar.

Jorge Bucay en su Libro Shimriti (2005) escribe una máxima de sabiduría para la reflexión; El ignorante no sabe que no sabe, y vive feliz en su ignorancia.

Francisco Beltrán

@beltranortin

Os dejo este vídeo para cambiar la cara.

¿Para qué has nacido? Todo el mundo lleva un genio dentro

¿Para qué has nacido? Todo el mundo lleva un genio dentro

¿Para qué has nacido? Todo el mundo lleva un genio dentro

Desde pequeños seguimos las directrices que nos marcan otros, incluso llegan convencernos de hacer cosas, que cuando nos damos cuenta no somos lo buenos que creíamos, creía el maestro o nuestros padres. Hay algunas pocas personas que no tienen este problema, como los genios de la historia, tipo Mozart, Shakespeare, Lincoln… sabían en qué eran buenos.

Para que he nacidoSegún P.Drucker; La mayoría de las personas creen saber en qué son buenas. Por lo general se equivocan. Con mayor frecuencia, saben en qué no son buenas, y aun así son más las que se equivocan que las que aciertan. Y, sin embargo, una persona sólo puede desempeñarse a partir de fortalezas. Uno no puede basar su desempeño en debilidades, y mucho menos en algo que no puede hacer en absoluto.

Descubrir en qué somos buenos debe de ser una de las acciones más importantes que debemos llevar a cabo. El caso es bien sencillo, solo tenemos que registrar las tareas que nos propongamos, y después evaluar el nivel de éxito obtenido, en poco tiempo sabremos, qué es lo que se nos da mejor, y por lo tanto será donde pondremos todo nuestro mayor esfuerzo.

Si somos buenos haciendo algo, no nos costará llegar a ser muy buenos o excelentes. Por eso hay que saber qué se nos da bien, para que pongamos toda nuestra energía en ello.

Uno no debería gastar mucho esfuerzo en mejorar cosas que no se le da bien, es necesaria mucha más energía para pasar de la incompetencia a la mediocridad, que del buen hacer a la excelencia. Por lo tanto si queremos disfrutar y llevar una vida plena, debemos de descubrir en que somos buenos, que es lo que se nos da bien, cuales son nuestras mejores cualidades, cómo aprendemos, cómo podemos ayudar a otros a ser mejores… de esta forma tendremos una vida de contribución con los que nos rodean. Si hay algo que no se nos de bien y queremos aprender, no pasa nada, sabremos que solo aspiraremos a un nivel medio, sin que esto suponga ningún problema.

Descubrir en qué somos buenos debe de ser una de las acciones más importantes que debemos llevar a cabo.

Sun Tzu escribió hace casi 3.000 años; Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.

 

Estoy en proceso de descubrimiento y tú

¿Sabes ya para qué has nacido? Deja tu comentario.

Francisco Beltrán Ortín

Perder forma parte del juego

Perder forma parte del juego
Perder forma parte del juego

Una gran parte de la población asocia un resultado a su valía personal, esto hace que cuando un chaval no aprueba un examen, pueda asociar él, su familia, los profesores  que no tiene suficiente capacidad. Sin pararse a pensar que solo es un resultado, que no tiene nada que ver con la capacidad del chaval. Asociar los resultados a la valía personal es un gran error, ya que esto conduce a lo que en psicología se llama –indefensión aprendida- (Como soy tonto pues no estudio, y dejo de esforzarme, porque por mucho que haga no podré hacerlo). Entonces sí que tenemos un verdadero problema. El ver los resultados como algo que forma parte de nosotros, nos puede condicionar a abandonar antes de empezar.

En cualquier tipo de prueba, escolar, deportiva o de otra índole, PERDER O SUSPENDER FORMA PARTE DE LA MISMA, siempre está la posibilidad de no superar la prueba, al contrario, a la maquina…, si asocia los resultados a su valía dejará la competición, los estudios…, sin pararse a pensar por qué ha ocurrido, sin esta reflexión no  intentará superarse a sí mismo.

También hay que considerar que tener aprobados y ganar a otros en diferentes ámbitos, puede ocultar alguna carencia o error que ahora pasa desapercibido por el éxito obtenido,  pero llegará el día que no superaremos la prueba, y no sabremos porque ha ocurrido. A esto se le llama -Morir de éxito-,  el éxito ha ocultado nuestras carencias y ahora en una situación diferente no sé cómo afrontarlo.

perder-frustracion

Por lo tanto, cada día somos responsables de intentar ser mejores o superarnos en lo que nos propongamos, ya que no estamos determinados, ni condicionados por lo que hacen otros, por lo que pasó antes, y tampoco por lo que hicieron mis padres o abuelos,  el tener en mente la posibilidad de mejora continua en lo que nos propongamos, lo puede convertir en un hábito,  hacer siempre lo que se haga lo mejor que pueda, no conformarme con ir a lo mínimo, al simple aprobado, el tener este tipo de actitud, podrá hacer verdaderos cambios en nuestra vida.

Tenemos que saber que nadie va hacer las cosas por nosotros, somos los artífices de lo que ocurre a diario en nuestra vida en un 90% de las situaciones, así que si nos centramos en esto podremos cambiar nuestro presente y futuro. Sirviendo de ejemplo a los que te rodean. Debemos de asumir que no es tan importante perder, si no que hacemos después.

Se le atribuye a un sabio de la antigüedad esta frase: Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.” Aristóteles

Francisco Beltrán Ortín

Esta es mi reflexión de este mes, puedes dejar la tuya.

http://www.facebook.com/beltranortin

@beltranortin

El Miedo y la Ignorancia

El miedo“La principal causa de las dificultades financieras son el miedo y la ignorancia, no la economía o el Gobierno. Los miedos y la ignorancia auto infligidos mantienen atrapada a la gente”. R. Kiyosaky

Hace unos días un padre preocupado por el futuro inmediato de su hijo vino a verme. Me comentó que estaba interesado en que su hijo hiciera la formación de Rendimiento Máximo en los estudios. El caso es que lo había propuesto a toda la clase de su hijo, ya que se acercaba una prueba importante y según los chavales les hacía falta habilidades para estudiar con mejor rendimiento.

 

Fui a verlos y tuve una pequeña charla, donde les expuse los detalles de la formación. Les mostré que si trabajaban duro desde este momento, el día de la prueba podría garantizarles un Notable. También les comenté que deberían de comprometerse con las tareas de estudio día a día. Que esto no era una carrera de velocidad, más bien era un maratón donde deberían ir cogiendo fondo poco a poco, para llegar al día de la prueba preparados. El estar preparado controla dos factores que influyen directamente en el rendimiento. El 1er factor es el Miedo al fracaso; hacer la formación los dejaría sin excusas de falta de medios, ya que la responsabilidad de hacer el trabajo recaería sólo en ellos. No afrontar que son ellos los que tienen en su mano decidir lo que quieren ser, los deja sin argumentos de cara a un mal resultado. Seguirán manipulando a los padres diciendo un montón de pretextos para no afrontar su responsabilidad.

El 2º es la ignorancia: “El ignorante no sabe que no sabe, y vive feliz en su ignorancia” J. Bucay. No conocer, creer que sabes pero en realidad no sabes o no querer aprender es el otro gran obstáculo,  unido a un gran desconocimiento sobre la realidad. Ponen bachillerías como, el no hay trabajo, que no tienen futuro… pero no intentan hacer nada que los saque de su comodidad. La situación del país es la que hay, y debemos de tomar decisiones que nos saquen de la misma, sin ampararnos en ella para no hacer nada.

Les hablas que hay alternativas, y todo es negro, no les interesa asumir el compromiso de que son ellos los responsables de lo que a partir de ese momento suceda en su vida, buscando el gris. No querer verlo es una manera de ser Ignorante, ya que se obvia lo que de verdad está pasando. No afrontar otros modos de ver la realidad hace que no se tomen iniciativas y se siga haciendo lo que antes se hacía, por lo que el resultado seguirá siendo el mismo. Otra cuestión es dejarse llevar por falsos lideres, que lo único que buscan es seguir en el poder aún sabiendo que no benefician al grupo, pero se sienten poderosos al ver que los demás hacen lo que ellos dicen, solo les importa lo que ellos quieren (Esto no solo pasa aquí, os suena de algo, seguro).

Terminando dejaré otra frase del psicólogo Alemán, Josef Rattner dice así; El miedo le vuelve a uno tonto. Lo dice dentro del contexto educativo, sobre las veces que no preguntamos dudas en clase porque creemos que haremos el ridículo, cuando seguramente esa duda la tenga la mayoría de la clase.

Así termino con este articulo sobre el Miedo y la ignorancia, son lacras que nuestra sociedad debe de empezar a desestimarlas. Porque si no, serán otros los que decidan nuestro futuro por nosotros. Y tú ¿qué opinas?

Francisco Beltrán Ortín

No más Pan y Circo

No más Pan y Circo

Estamos viviendo un cambio de modelo de sociedad, esto nos guste o no, va a cambiar. Hemos vivido unas décadas que se ha promocionado desde todos los ámbitos, la cultura del mínimo esfuerzo. Una cultura que está enfocada en tomar o recibir. Queremos tener cosas, pensando que las cosas son lo que nos hace falta para ser felices y estar plenamente desarrollados.

Se han esforzado por separarnos y ver a nuestros vecinos como un riesgo, no como parte de apoyo  o ayuda. Nos hemos olvidado de “Ofrecer, apoyar, ayudar, dar”, queremos un trabajo bien remunerado, pero que nos lo de otro, exigimos tener muchos derechos, pero nos quejamos de las obligaciones. En palabras del chaman de los Yanomano (Tribu de la ribera del Amazonas) en su visita a Europa, no entendía porque vivíamos en cubículos cerrados y solos, no entendía porque metíamos en cubículos apartados a nuestros mayores, decía que en su tribu los vecinos se ayudan, si uno caza una pieza, se comparte con toda la tribu, para que el día que no caze  pueda comer de la pieza de otro.

Al reflexionar sobre lo que he comentado, no dejo de pensar ¿quién ha evolucionado? Los Yanomano nos dan una lección de civismo y saber estar, que nosotros hemos perdido. Recuerdo como en mi barrio las vecinas se ayudaban ente ellas, si una se ponía enferma las demás se hacían cargo de los hijos o le llevaban algún preparado que la haría mejorar.

Centrándonos en el modelo del Dar, la vida se ve como es, un continuo de aprendizaje. Es necesario esforzarse y sacrificarse para conseguir que avancemos como sociedad. La clave está en la formación con acción. Formación para adaptarse a las nuevas situaciones, y acción que lleve a cabo proyectos que aporten valor a la sociedad en su conjunto. Vivimos pensando en el que pasará y se nos olvida que es lo que está sucediendo ahora, nos preocupamos por cosas que nunca han pasado y seguramente nunca pasarán.

Hay que dejar de darle importancia a lo que no la tiene, se esfuerzan demasiado por crear diferencias, cuando en esencia somos iguales. No más pan y circo,(Barça- Madrid) y sí ocuparnos de lo que está pasando. No hacer la vista gorda cuando nuestros congéneres lo pasan mal, una palabra de apoyo puede ser de gran utilidad en estos momentos. Decir basta a la cultura del miedo con la que todos los días nos levantamos y los medios hacen apología de la misma. Tomar acción y ser creativos para combatir la desidia.

En fin dejar de ser meras marionetas y tomar la responsabilidad que nos toca para que esto cambie, y tengamos la vida que nos merecemos. Aprender de personas como los Yanomano y de nuestros mayores, sin pensar que somos nosotros los que les enseñamos.

La vida está hecha de experiencias no de cosas, y si nos perdemos el presente, nos perdemos vivir.

Francisco Beltrán Ortín