Cuanto Puntúas en I.E. | Inteligencia emocional

Cuanto Puntúas en I.E. | Inteligencia emocional

Al principio de nuestra vida cuando todavía somos dependientes y aprendices, nos evalúan para medir los provechosos que podremos ser para la sociedad.

Lo llaman pruebas de aptitudes, o test de inteligencia, o cosas similares. Lo primero que me gustaría aclarar es, que una prueba es solo eso una prueba, y por lo tanto que el resultado es solo eso un resultado. Para nada significa lo que somos o vayamos a ser, y los resultados como todo el mundo sabe no son inamovibles.

Lo que no nos pasan, son pruebas de actitudes, o sea que midan como nos comportamos y gestionamos las situaciones del día a día, a esto lo llamo el Psicólogo Daniel Goleman,  Inteligencia Emocional (IE).

Esto que parecía que no tenía importancia, la tiene y mucho; en estos últimos años, sobre todo en organizaciones, empresas…  a otro nivel de comprensión humana, lo tienen muy presente, mucho más que las pruebas objetivas o las calificaciones de  la escuela o la universidad.

Se valora como la persona se desenvuelve en las diferentes situaciones de convivencia con sus colaboradores, como gestionan sus emociones a la hora de relacionarse con los demás y como salen de las situaciones estresantes.

Se valora como la persona se desenvuelve en las diferentes situaciones de convivencia con sus colaboradores, como gestionan sus emociones a la hora de relacionarse con los demás y como salen de las situaciones estresantes.

Trabajar este tipo de IE, es mucho más costoso, ya que intervienen nuestras emociones, que no son lo controlables que nos gustaría que fuesen.

La mayoría de nosotros no podemos evitar reírnos de una situación graciosa o que te salten las lagrimas cuando vemos una peli que te toca el alma.

Esto pasa con casi todas las emociones, no son controlables, de ahí la necesidad de inteligencia y hacer una reflexión sobre los acontecimientos antes de tomar alguna decisión.

Quién no ha proferido un insulto a alguien  dentro del coche, porque se ha cruzado o te han hecho frenar y me incluyo, se hace muy difícil controlar estas situaciones la mayoría de las veces.

Nadie nos ha enseñado como controlar estas situaciones, nos han dicho que las controlemos pero nadie cómo hacerlo.

De ahí la importancia de la IE, cuántas veces hemos tenido una respuesta desmesurada ante un acontecimiento que después nos hemos arrepentido de nuestra conducta, y sigo poniéndome en cabeza.

En estas líneas solo puedo aportar mi pequeño grano de arena y decir; que la próxima que se te de una situación que parezca incontrolable respira hondo y tómate tiempo en reflexionar sobre lo que pasa y por qué pasa, en este periodo temporal decide qué respuesta dar, es el poder de la libertad de elegir.

Todos los días deberíamos tener 5 minutos para poder relajarnos respirando profundamente, los que nos rodean nos lo agradecerán. Y nos ayudará a comprendernos mejor y desarrollar nuestra Inteligencia Emocional.

Francisco Beltrán Ortín

Psicopedagogo Social

Lo que tenemos y no vemos

Lo que tenemos y no vemos

Lo que tenemos y no vemos

Recibí un mensaje con un vídeo del cantante Macaco en colaboración de una unidad de oncología pediátrica, familiares, médicos, asistentes… me ha parecido una iniciativa genial, vemos aflorar lo mejor de las personas.

Lo que tenemos y no vemos
Lo que tenemos y no vemos

Me lo ha enviado un amigo que su hijo también tuvo un problema que al final salió bien, es como un ponerte los pies en el suelo y que en estos momentos que son duros para muchos.

Algunos tenemos la suerte  del gran regalo que es la vida sin enfermedad, lo tenemos pero no lo vemos.

Los seres humanos somos de lo que no hay en la naturaleza, somos los únicos seres vivos que nos auto-agredimos en busca de placeres que solo son superficiales, ya que nuestro cuerpo esta diseñado para el disfrute sin necesidad de nada externo.

Tenemos una fabrica de medicamentos que puede darnos las emociones más intensas que podamos experimentar.

No somos conscientes de los privilegiados que somos al tener salud, ya que damos por supuesto que esto es así para todos, pero la realidad es que no es así.

Si le echáis un ojo al vídeo veréis como hay personas que su única ilusión es poder seguir viviendo un poco más de tiempo solamente.

Así cuando mañana te levantes piensa en lo privilegiado que eres y disfruta de cada instante que tengas, porque la realidad es la que es y no sabemos los que nos deparara el futuro.

Citando a Og Mandino

“Por mucho que pienses, siempre es más tarde de los que crees”

Francisco Beltrán

Ver el vídeo y compartirlo

No más Pan y Circo

No más Pan y Circo

Estamos viviendo un cambio de modelo de sociedad, esto nos guste o no, va a cambiar. Hemos vivido unas décadas que se ha promocionado desde todos los ámbitos, la cultura del mínimo esfuerzo. Una cultura que está enfocada en tomar o recibir. Queremos tener cosas, pensando que las cosas son lo que nos hace falta para ser felices y estar plenamente desarrollados.

Se han esforzado por separarnos y ver a nuestros vecinos como un riesgo, no como parte de apoyo  o ayuda. Nos hemos olvidado de “Ofrecer, apoyar, ayudar, dar”, queremos un trabajo bien remunerado, pero que nos lo de otro, exigimos tener muchos derechos, pero nos quejamos de las obligaciones. En palabras del chaman de los Yanomano (Tribu de la ribera del Amazonas) en su visita a Europa, no entendía porque vivíamos en cubículos cerrados y solos, no entendía porque metíamos en cubículos apartados a nuestros mayores, decía que en su tribu los vecinos se ayudan, si uno caza una pieza, se comparte con toda la tribu, para que el día que no caze  pueda comer de la pieza de otro.

Al reflexionar sobre lo que he comentado, no dejo de pensar ¿quién ha evolucionado? Los Yanomano nos dan una lección de civismo y saber estar, que nosotros hemos perdido. Recuerdo como en mi barrio las vecinas se ayudaban ente ellas, si una se ponía enferma las demás se hacían cargo de los hijos o le llevaban algún preparado que la haría mejorar.

Centrándonos en el modelo del Dar, la vida se ve como es, un continuo de aprendizaje. Es necesario esforzarse y sacrificarse para conseguir que avancemos como sociedad. La clave está en la formación con acción. Formación para adaptarse a las nuevas situaciones, y acción que lleve a cabo proyectos que aporten valor a la sociedad en su conjunto. Vivimos pensando en el que pasará y se nos olvida que es lo que está sucediendo ahora, nos preocupamos por cosas que nunca han pasado y seguramente nunca pasarán.

Hay que dejar de darle importancia a lo que no la tiene, se esfuerzan demasiado por crear diferencias, cuando en esencia somos iguales. No más pan y circo,(Barça- Madrid) y sí ocuparnos de lo que está pasando. No hacer la vista gorda cuando nuestros congéneres lo pasan mal, una palabra de apoyo puede ser de gran utilidad en estos momentos. Decir basta a la cultura del miedo con la que todos los días nos levantamos y los medios hacen apología de la misma. Tomar acción y ser creativos para combatir la desidia.

En fin dejar de ser meras marionetas y tomar la responsabilidad que nos toca para que esto cambie, y tengamos la vida que nos merecemos. Aprender de personas como los Yanomano y de nuestros mayores, sin pensar que somos nosotros los que les enseñamos.

La vida está hecha de experiencias no de cosas, y si nos perdemos el presente, nos perdemos vivir.

Francisco Beltrán Ortín

El camino del Guerrero

El camino del Guerrero

A principios de este mes tuvimos el sano privilegio de compartir la filosofía de vida con Arno Ilgner _Autor de “The Warrios Way (Guerreros de la roca)”_ libro de entrenamiento mental para escaladores. Este americano nos mostró su método para mejorar como escalador, que aplicándolo desde otra perspectiva nos sirve para mejorar como personas, ya que los principios de mejora que rigen nuestra vida son los mismos. Arno lo expone en 7 pasos, que los he adaptado para su utilización en cualquier situación;

1. Tomar conciencia: Lo primero es mejorar la capacidad de observarse a uno mismo, intentar controlar los diálogos interiores, tomar conciencia de nuestra propia valía, para detectar pérdidas de concentración graves.
2. La vida es Sutil: Tu atención está centrada y recogida, diriges tu mente para tomar conciencia de tu cuerpo, (respiración, postura…). Conversas contigo intencionadamente si prestar atención al parloteo habitual de tus pensamientos.
3. Aceptar la responsabilidad: Esto es como un resorte automático que tenemos para no asumir nuestra responsabilidad, como comenté en otro artículo se da la ley de Rolando el 90-10. Somos responsables del 90% de las situaciones de nuestra vida, solamente no podemos controlar un 10%. Hay que aceptar la responsabilidad, con la información objetiva que has recabado sobre el riesgo.
4. Dar: Aquí adoptas una actitud de poder: te preguntas que es lo que tú puedes aportar. Centras tu atención en las opciones y posibilidades. Aceptamos la información subjetiva sobre el riesgo.
5. Elegir: La clave para dar este paso de guerrero es ser totalmente decidido. Si el riesgo es alto y hay que retroceder, hazlo sin recelos. Si vas hacia delante, hazlo con todo tu ser sin mirar hacia atrás.
6. Escuchar: Ahora estas en la acción, lo desconocido; necesitas aprender. Este paso te guía para afrontar el riesgo, escucha a tu intuición, te ayuda a mantener el rumbo dentro del riesgo, en vez de caer en una situación que disperse tu atención y te arrebate el poder.
7. El Viaje: Ya estás en el caos del riesgo, hay que estar centrado en el proceso, no en el destino. Cuando estás nervioso estás tentado a darte prisa para acabar. Pero si te has preparado bien, esta situación estresante es el motivo por el que has llegado hasta aquí. Te ayuda a mantener el ritmo y la razón de tu destino. Tener mentalidad de viaje te mantiene en el proceso, en vez de dejar que la mente divague hacia el destino, o que tengas una forma de pensar limitadora, y no te ayuda a solucionar problemas ni a aprender.
Como veis estas pequeñas instrucciones las podemos utilizar en cualquier aspecto de nuestras vidas, aunque el autor las diera como entrenamiento mental para escaladores. Al fin y al cabo todos somos escaladores en nuestras vidas, superamos obstáculos, y nos arriesgamos sin saber que pasará mañana.

Francisco Beltrán Ortín

El efecto Rolando

El efecto Rolando

El autor de este principio es el Doctor S. Covey, según este autor, este efecto puede cambiar la vida de una persona.

¿En qué se basa este principio? Según el autor, El 10% de nuestra vida está relacionado con lo que nos pasa, el otro 90% se relaciona en como reaccionamos a los que nos pasa. No tenemos el control de un 10% de lo que nos puede suceder en la vida, el otro 90% depende de nosotros y la respuesta que damos.

No podemos evitar que el coche no arranque, que el avión se retrase, que nos sorprenda la lluvia, que un conductor pueda obstaculizarnos en el tráfico,…lo cual tirará por la borda toda nuestra planificación… No tenemos control sobre este 10% de lo que nos pasa, el 90% es diferente, solamente nosotros lo determinamos, ¿Cómo? Con nuestra reacción.

Algunas formas de utilizar el principio 90/10;

Podemos dar golpes al volante de coche maldiciendo, o coger el teléfono y llamar a un compañero para que te recoja, podemos montarle un pollo a la chica de la taquilla del aeropuerto, o por el contrario esperar a otro vuelo y disfrutar de un buen libro o de tu música favorita… veis a que se refiere, cuando nos desesperamos haciendo cola, solo nosotros determinamos nuestra conversación interna y lo que nos decimos para  nuestros adentros.

Si alguien te dice algo negativo acerca de ti, no te lo tomes a pecho. Deja que el ataque caiga como el agua sobre el aceite. No dejes que los comentarios negativos te afecten. Reacciona apropiadamente y no arruinarás tu día. Una reacción equivocada podría resultar en la pérdida de un amigo, ser despedido, te puedes estresar, etc.

Ahora ya conoces el Principio 90/10.

Aplícalo y quedarás maravillado con los resultados. No perderás nada si lo intentas. El Principio 90/10 es increíble. Muy pocos lo conocen y aplican este principio. El resultado?

…Tú lo comprobarás!!

Todo, absolutamente todo lo que damos, hacemos, decimos, o aún, todo lo que pensamos, es un Boomerang. Regresa a nosotros…

Si queremos recibir, aprendamos primero a dar…

Francisco Beltrán Ortín